Rector y Decanos: ¡pónganse colorados, por favor!

0
1

Con cifras irrisorias, la Universidad Nacional de La Plata pretende instalar un número récord de profesionales, cuando la realidad es otra. Que no nos tomen por idiotas…

En las últimas horas, el departamento de prensa de la Universidad Nacional de La Plata comenzó a circular un comunicado donde informan que, con un total de 7.038 nuevos profesionales, la casa de estudios platense alcanzó una tasa de graduación récord del 44,2 %. Sin embargo, nosotros, como medio de comunicación que pregona la verdad ante todo, tenemos que decirles queridos lectores, que esos números no son lo que parecen.

Es que si tenemos en cuenta las cifras brindadas por la UNLP, están obviando una parte fundamental de la realidad a la que pudo acceder diario Hoy. Lo concreto de la información a la que accedimos es que en la mayoría de los supuestos profesionales, son de carreras terciarias (incorporadas desde hace algunos años para obtener más facilidad de graduados) y de las ligadas exclusivamente a Humanidades y Bellas Artes. Estas ramas, de índole social, no son las que aportarían a nuestro país un crecimiento real y un desarrollo progresivo para cambiar la historia y el rumbo; como lo harían los profesionales de las carreras de Ingeniería, Tecnología o las vinculadas con la Ciencia, que lamentablemente tienen cada vez menos adeptos y poca gente capacitada para el desarrollo en áreas claves para llevar adelante el pías.

Además, debemos decirles al señor Rector y a los Decanos de las distintas facultades, que honren sus puestos y sean realistas. No sólo con los números brindados en esta ocasión, si no con el constante alarde que hacen de la mentira de la Universidad gratuita: ustedes, junto a los profesores, cobran del IVA que paga Doña Rosa cada vez que va al supermercado a comprar polenta y fideos para que coman sus hijos o nietos. Esos mismos hijos y nietos que lamentablemente estarán condenados a no poder cursar ninguna carrera.

Entonces, les pedimos encarecidamente y por favor: ¡que no nos tomen por idiotas! Sean realistas, objetivos y, de una vez por todas, utilicen el dinero que aportan los trabajadores en pos de la formación de verdaderos profesionales y no de cartón, como los que nos quieren vender.

Comentários no Facebook