Misterio en torno al hallazgo de una nueva especie humana: Homo Luzonensis

0
2

Fue encontrada en una isla de Filipinas y convivipo con neandertales, denisovanos, hobbits de Flores, erectus y sapiens.

Un particular hallazgo ocurrió en la cueva de Callao, Filipinas, en donde se descubrió una nueva especie que convivió con otras cinco conocidas hasta el momento: el Homo Luzonensis.

El descubrimiento ocurrió es una enorme cavidad con siete cámaras. Se trata de 13 huesos y dientes de un espécimen que vivió hace por lo menos 67 mil años en la isla de Luzón.

El Luzonensis se les suma a la lista de miembros del género Homo conocidos en el mismo período: neandertales, denisovanos, hobbits de Flores, erectus y sapiens.

Se trata de una familia variopinta de primates unidos por lazos de parentesco más recientes que con los otros homínidos vivos, como los chimpancés o los bonobos. Cada uno fue un experimento pero solo sobrevivió el Homo sapiens.

De momento no se puede saber cómo es el humano de Luzón porque no se hallaron fragmentos de su cráneo, ni tampoco cuál era su estatura porque el único hueso disponible que podía tallarle, el fémur de un muslo, está partido.

El primer hueso hallado fue una falange que apareció en 2007 que tiene 67 mil años de antigüedad. Los demás restos fueron hallados entre 2011 y 2015, tienen una antigüedad de al menos 50 mil años y corresponden a dos adultos y un niño. También había dos premolares y tres molares que son muy pequeños, parecidos a los de un humano actual o a los del Homo floresiensis.

Mientras tanto, los huesos de las manos y pies eran mucho más primitivos, comparables a los de los australopitecos que vivió en África dos millones de años antes y cuyas extremidades estaban adaptadas para vivir colgados de los árboles.

“Si mirás cada uno de estos rasgos por separado los encontrarás en una u otra especie de Homo, pero si tomás el paquete completo no hay nada similar, por eso esta es una nueva especie”, explicó el paleoantropólogo del Museo Nacional de Historia Natural de París Florent Détroit, coautor del estudio que describe la nueva especie publicado este miércoles por la revista científica Nature.

Sin embargo fue imposible extraer ADN de los restos, lo que aumenta el misterio sobre su origen.

Por otro lado, Luzón está rodeada por mar desde hace dos millones y medio de años, de modo que el humano encontrado en la cueva de Callao debió cruzarlo, pero no se sabe cómo lo hizo.

Un caso similar ocurrió con el hombre de Flores para llegar a su propia isla, donde confeccionaba herramientas de piedra tan sofisticadas como las de los sapiens. En Cagayan, valle próximo a la cueva filipina, aparecieron utensilios de piedra que delatan la presencia de homininos hace al menos 700 mil años, por lo que es posible que se tratase de los luzonensis.

Comentários no Facebook