Impuesto a la Renta Financiera: todo lo que tenés que saber para entender el nuevo gravamen

0
2

La reglamentación fue publicada este jueves en el Boletín Oficial; el economista Aldo Pignanelli explica de qué manera afectará en el día a día

El Gobierno nacional reglamentó el Impuesto a la Renta Financiera que alcanza a plazos fijos, acciones, bonos y alquileres. La medida fue publicada este jueves en el Boletín Oficial y, de acuerdo a lo detallado, se deberá abonar entre el 5 y 15% de la renta que exceda los $67.000 anuales, dependiendo del tipo de instrumento y característica del inversor. Por ejemplo, sobre una renta de $77.000, solo $10.000 estarían alcanzados por el impuesto.

La medida oficializada comenzará a regir desde mediados de 2019, pero tendrá “carácter retroactivo”, es decir, habrá que abonar Ganancias por la renta originada durante el 2018 en plazos fijos, bonos, cuotapartes de Fondos Comunes de Inversión y acciones que cotizan en el exterior.

En diálogo con este medio, Aldo Pignanelli, ex presidente del Banco Central, explicó los lineamientos generales de la nueva normativa y en qué casos se aplica. “La renta financiera siempre existió para las sociedades, pero no así para las personas físicas. Con esta nueva reglamentación lo que se determina es que las personas van a pagar de manera personal este impuesto, es decir, todos los ciudadanos”, dijo y agregó: “Lo que pasa es que si vos tenés un comercio o una industria y ganás más del mínimo no imponible pagás el Impuesto a las Ganancias pero, hasta hoy, si eras un inversor financiero no pagabas. Insisto: antes no abonaban este impuesto las personas físicas, pero las sociedades pagaban el 35%”.

¿SOBRE QUÉ SE PAGA?
Aldo Pignanelli indicó: “Se paga sobre la ganancia, sobre los intereses anuales. Si una persona en un año tiene una ganancia de $60.000, sea de la forma que sea, no va a pagar nada. Cuando supere los $67.000 pagará el diferencial. Es decir, si sus intereses dan una suma de $70.000, pagará el 5% de los $3.000”.

“Respecto al porcentaje va a depender de si las colocaciones son en pesos o en dólares. En el primer caso, los pesos, se pagará un 5% de las ganancias que sean superiores a los $67.000, ya sean acciones, plazos fijos o bonos de la deuda, eso es indiferente. En caso de que sean dólares, será el 15% de la ganancia que se obtenga, siempre por encima del mínimo establecido”, especificó.

Algo importante sobre este último punto es no estará gravado, es decir no se pagará, la renta de capital. Por ejemplo, en el caso de un bono en dólares una persona puede obtener intereses o ganancias en pesos pero también tendrá un diferencial por la devaluación y por las subas de la moneda estadounidense. Justamente, ese incremento es el que no se paga. Sólo lo harán los intereses. “Siempre será o el 5% o el 15%, no es que variará y se pagará un 6% o un 10%”, remarcó.

¿CÓMO AFECTA A AHORRISTAS?
Lógicamente, esto dependerá del tipo y la cantidad de ahorro que la persona tenga. “Pensando en una familia tipo, no es tan alto $67.000 de intereses, sería algo así como $5.000 al mes. Por ejemplo, pensando en las tasas de intereses, hoy con un plazo fijo de $150.000 ya pagás. Con una ganancia del 50%, que en promedio es lo que ofrece un banco, ya son $75000 de interés. De eso se va a pagar el 5% de la diferencia, que serían $8.000. Por lo tanto, esta persona deberá abonar $400”, ejemplificó.

¿QUÉ PASA CON LOS ALQUILERES?
En este caso, el impuesto alcanza al alquiler de inmuebles o de cosas muebles situadas o utilizadas económicamente en el país. Se cree que seguiría la misma línea de lógica que los bonos y plazos fijos, aunque habrá que esperar la resolución de la AFIP para ver bien qué pasa con este ítem, la cual se haría pública en enero.

“Los alquileres siempre estuvieron gravados, por lo que desde el lado de los propietarios no habrá cambios, porque ya estaban computados como ganancias. Si modificará la posibilidad de deducir de los inquilinos. Habrá que esperar la resolución de la AFIP para ver la letra chica”, explicó Pignanelli.

¿ES RETROACTIVO?

La Ley está vigente desde el 1° de enero de 2018, sin embargo esto no significa que sea retroactivo. Pignanelli explicó que, por ley, no existen estos tipos de impuestos. “Esa fue la razón por la que había que reglamentar ahora. Entonces, no es retroactiva sino que se va a gravar toda la ganancia del 2018 pero como seguimos dentro del mismo periodo, no pasa nada”, concluyó.

Comentários no Facebook