¡Atentos, padres! Google lanza Family Link, una app para administrar el uso del celular de los hijos

0
1

Ya instalada con éxito en Estados Unidos y en varios países más, Family Link llega a Argentina para permitirle a los padres estar más involucrados en lo que consumen sus hijos en la web.

El futuro llegó hace rato. Con todo lo que eso implica. Y quizás uno de los principales “problemas” que el vertiginoso avance de la tecnología suele traer consigo es el fácil acceso de los niños a cualquier contenido que circula en el inmenso mundo cibernético.

Para esto, y ante la cada vez más creciente problemática que afrontan los padres a la hora de regular el uso de los distintos dispositivos de sus hijos pequeños, Google desarrolló Family Link, aplicación que desde este miércoles está disponible para Argentina, Brasil, Chile y México y que busca establecer ciertas “reglas digitales” para acompañar el vínculo de sus hijos con el universo digital.

¿EN QUÉ CONSISTE?
Instalada desde septiembre del año pasado en países como Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Irlanda, Australia y Nueva Zelanda, Family Link está pensada para padres de niños de hasta 13 años, que les permite, entre otras cosas, lo siguiente:

– Aprobar o bloquear aplicaciones que descargan sus hijos de manera remota

– Monitorear el tiempo que utilizan su dispositivo móvil cada día y limitar sus horas de uso

– Saber con exactitud, mediante una herramienta de localización, dónde se encuentra su hijo en cualquier momento

– Filtrar contenido para los diferentes buscadores a los que su hijo tiene acceso

– Decidir qué aplicaciones puede descargar su hijo y limitar su uso diario

Los padres podrán autorizar o no la descarga de cualquier aplicación que sus hijos quieran realizar

¿CÓMO SE USA?
La aplicación está disponible en Google Play Store y App Store de Apple. Los padres deben descargarla y crear una cuenta de Google para cada uno de sus hijos menores de 13 años.

Luego, en el dispositivo del niño, los padres abrirán una sesión con la cuenta recién creada y configurararán los diferentes controles, filtros y preferencias según lo que desee cada uno para sus hijos.

La aplicación permite hasta 6 dispositivos en total, por lo que se pueden administrar de diferente según la composición de cada familia. Si ambos padres quieren tenerla, se podrán incluir hasta cuatro hijos. En caso de que sólo uno de los padres la descargue, serán cinco las cuentas de niños que Family Link permitirá vincular.

Hasta el momento, el sistema funciona con modelo de Android Nougat 7 o superior en el caso del dispositivo de los niños, mientras que el de los padres admite tanto sistema Android como iOS.

Charles Zaffaroni, Gerente de Producto de Google, explicó que el objetivo de esta app no es controlar de manera autoritaria el contenido al que los chicos puedan tener acceso, sino establecer una serie de reglas básicas digitales para faciltar el involucramiento de cada padre con lo que su hijo menor de 13 años pueda llegar a hacer en la web.

Por ejemplo, si la aplicación le informa al padre que el chico pasa demasiado tiempo en determinado sitio y que el mismo le saca tiempo de estudio, sueño o relacióncon su familia, se puede suspender momentáneamente el uso de ese sitio en el dispositivo del menor y comunicarle que debe descansar. Pasado este tiempo, dicho sitio volverá a estar disponible si el padre así lo deseara.

¿FICCIÓN O REALIDAD?
Este gran avance en cuanto al involucramiento de los padres en el mundo digital al que sus hijos tienen acceso tiene una especie de similitud con uno de los últimos capítulos que presentó la futurista y taquillera serie de Netflix, Black Mirror, en el que una madre soltera le implanta a su hija un chip para seguir sus movimientos.

En dicho episodio, claro está, tanto el funcionamiento como los hechos y las consecuencias de dicha acción se encuentran completamente exagerados, aunque la similitud sí puede encontrarse en la problemática que actualmente atraviesan los padres a la hora de pensar ante qué mundo quieren que sus hijos se encuentren.

Un dato no menor es que la descarga y el uso de esta app es gratuita, aunque existe un “consentimiento paternal” por el que se exigirá el ingreso de una tarjeta de crédito de la que se debitará $1 (peso argentino). Desde Google aseguran que pronto esto ni siquiera será necesario.

Comentários no Facebook